Mar 042012
 

ADIOS MI AMIGA – HASTA LUEGO

El fin de semana de la Asamblea General de la Asociación Girasol el 4 de febrero estuve de viaje visitando a una amiga terminal de cáncer.

Ella ya sabía, desde hace tiempo, que no iba a mejorarse y aprovechó el tiempo que la quedó para poner las cosas en su sitio. Tomó sus propias decisiones hasta el final. Nos asustamos de la muerte pero sabiendo uno que se va a morir tiene ventajas: nos reconciliamos con familiares y amigos lejanos, comunicamos con honestidad, apreciamos cada minuto que queda, olemos más fuerte las flores, vemos todo más afilado, y las palabras que decimos tienen más significado que nunca.

Una enfermera australiana (Bonnie Ware – Blog: Inspiration and Chai) quien ha trabajado muchos años con pacientes terminales, y que ha analizado los arrepentimientos de sus pacientes dice que al enfrentarse con su propia mortalidad todos crecen mucho, tienen una claridad de visión y todos nosotros podemos aprender del juicio de ellos.

Mi amiga se preparó y sobre todo arregló cosas para que su marido, que tiene Alzhiemer,  estuviera bien cuidado en su ausencia, y hasta organizó su propio funeral.

Durante los últimos meses asistió a su unidad de cuidado paliativo dos veces semanales.

El jarro de mi amiga

Voluntarios la recogieron y allí, me contó que se lo pasó bomba, reuniéndose con personas en la misma situación, y compartiendo alegrías y penas, recibiendo terapias complementarias: masajes etc. Un voluntario descubrió que era buena pintora y entonces la pregunté si le gustaría compartir sus cuadros con sus compañeros de la unidad y así hicieron una exposición de sus pinturas de la cual todos disfrutaron y que para mi amiga fue algo muy emocionante. Jamás en su vida hubiera pensado que el público vería sus obras de arte.  Después de la exposición se puso a hacer cerámica y creó la jarra en la foto, la cual donó a nuestra asociación. Habló mucho del personal: voluntarios y profesionales de la unidad, el cual la hicieron sentir como  persona y no como paciente.

Ya no está con nosotros, pero me acuerdo de su sentido de humor, y la risa, la inteligencia, la manera práctica que afrentó  la vida y la muerte, y cada vez que miro la jarra, pienso en ella, cada vez que lo toco carezco su cara. Adios mi amiga……hasta luego.

 Posted by at 9:01 pm